viernes, 14 de noviembre de 2014

MOONDOG, de Javier Araujo

La animación es algo contagioso, según te introduces en este mundo… necesitas empezar a producir, a buscar ideas, a crear personajes. La imaginación no para quieta ni un segundo, hasta que no sacas todas esas ideas que te rondan por la cabeza.

A Javier Araujo, actual alumno de la escuela ESDIP y participante en el estudio The Beat #7, le pasó una cosa parecida, comenzó con una idea que iba a ser un solo plano… y… ¡ahora es un corto!
Moondog, que es así como se titula el cortometraje de Javier Araujo, trata de un pequeño perro y su intento de devorar la luna.

Hemos querido profundizar en su historia, y cómo fue el proceso de transformar un solo plano, en una pequeña historia:


Javier, ¿Cómo surgió la idea de este corto?

“En un principio lo plantee simplemente como un ejercicio para la clase de Animación, mucho más corto de lo que es ahora. Pero Germán, mi profesor de animación, me motivó y me insistió en que la historia sería mucho mejor si estuviera contada en varios planos; él me ayudó con el storyboard y los planos. Entonces fue cuando me lancé a este proyecto de lo que en un principio iba a ser una práctica y ahora es más cercano a un Spot.”

“La motivación que recibí por parte de Germán me llevó a ponerme a ello de manera definitiva”

¿Por qué esta idea?

“La idea me vino a la cabeza en un primer momento, pero ya tenía claro con anterioridad que quería jugar con los efectos de las dos dimensiones que te permite la animación tradicional. Entonces surgió la idea del perro y la luna, aunque ya se han hecho algunas cosas jugando con esos conceptos, yo estaba decidido a trabajar en ello. Siempre me ha atraído y quería ponerlo en práctica.”


¿Cómo viviste el proceso de producción?

“Al principio me lo tome sin prisa, pero sin pausa, por una frase que me dijo Mario Serrano -Hacer un corto solo es más sencillo en algunos aspectos, tu lo empiezas, y como depende solo de ti, algún día lo vas a acabar-.

Trabajar de forma individual tiene las ventajas de que no dependes de otras personas, pero tiene también muchas desventajas: te falta el apoyo que aporta un equipo, la cooperación, y además, avanzas con pasos más lentos. Pero para evitar perderme, me puse como objetivo el final de curso: me concentré en terminarlo en ese plazo… ¡y lo conseguí!”

¿Tienes más proyectos en mente?

"Estoy trabajando en otro corto, de pocos planos, con una estructura similar al anterior pero la temática en este caso será de terror. Ya está completa la preproducción, pronto empezaré la producción."





Te deseamos mucha suerte con este proyecto, y ¡los que están por venir!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada